¿Democracia? ¡Es tu elección!



02/11/2019 23:00 - Publicado por Tom van Leeuwen
Durante los últimos siglos, el poder del gobierno ha crecido constantemente. El gobierno empezó a entrometerse en más y más asuntos y el ciudadano, el individuo, tiene cada vez más menos que decir sobre cada vez más cosas.

La política climática es un excelente ejemplo de esta interferencia. El gobierno se basa en datos poco fiables e hipótesis e ideas no probadas y las consecuencias de esta injerencia afectan a todos. Actualmente, los gobiernos de todo el mundo están a punto de hacer inaccesibles las fuentes de energía baratas y fiables que forman la base de nuestra prosperidad económica. El resultado es de largo alcance.

El futuro del desarrollo humano está en juego. ¿Hasta qué punto el gobierno tiene derecho a ejercer una influencia tan trascendental sobre la sociedad en general y sobre el individuo en particular?

Quisiera detenerme aquí en los conceptos de democracia y democracia parlamentaria. ¿Es moralmente aceptable que nos resignemos a la mayoría, aunque sepamos con certeza que la mayoría está equivocada y pone en peligro nuestro futuro?

  1. ¿Es democrática la democracia parlamentaria?
  2. ¿Es deseable la democracia directa?
  3. Cuanto más pequeño, mejor
  4. Una alternativa moralmente aceptable
  5. Conclusión

1. ¿Es democrática la democracia parlamentaria?


"Los países occidentales son democráticos". Eso lo aprendemos en la escuela. Pero, ¿es esto realmente cierto?

Definición: La democracia es una forma de gobierno en la que el poder reside en el pueblo.
Según las definiciones actuales, esto puede hacerse de dos formas: representativa (parlamentaria) o directa.
En una democracia parlamentaria, cada individuo puede elegir un representante por un período de tiempo determinado, quien ejercerá el poder en su nombre en los asuntos planteados dentro del sistema.

Se pueden identificar tres problemas dentro de un sistema democrático parlamentario que pueden resultar en que un individuo no sea escuchado sobre un determinado tema o que incluso su poder pueda ser utilizado en su contra.

1.- Programa Electoral
El representante representa a un gran grupo de personas que pueden tener diferentes opiniones sobre los temas en juego en el momento de la elección. Por lo tanto, es casi inevitable que el representante piense diferente sobre uno o más temas que la persona que representa y, por lo tanto, actúe en contra de la opinión de esa persona cuando ejerza poder sobre esos temas.

2.- Formación de coaliciones
Además, puede suceder que nuestro representante tenga que trabajar junto con otros representantes para lograr una mayoría, por lo que el representante electo tiene que cambiar su opinión y así ejercer el poder de una manera que va en contra de la opinión. expresó al momento de su elección.

3.- Temas de actualidad
Otro problema son los temas que no se plantearon en el momento de la elección del representante. El individuo que lo eligió entonces depende de la opinión que se forme su representante en ese momento sobre ese nuevo tema. Esta opinión puede entrar en conflicto con la opinión o los intereses de la persona sobre ese tema.

¿El poder está en el pueblo?
Es claro que en una democracia parlamentaria un individuo no puede estar seguro de poder ejercer poder sobre todos los asuntos que se presentan en un período determinado. El poder por tanto no está en el pueblo, sino en los representantes: los políticos. Como resultado, la democracia parlamentaria no cumple con la definición principal de democracia: el poder reside en el pueblo.

La democracia parlamentaria (representativa) no cumple con la definición de democracia y, por lo tanto, no es democrática

2. ¿Es deseable la democracia directa?


Un sistema de gobierno democrático directo, en su forma ideal, no tiene todos estos inconvenientes. Cada individuo puede ejercer directamente el poder sobre cualquier tema que se presente a discusión. No se trata de la formación de coaliciones o períodos de gobierno, por lo que no hay problema con los temas de actualidad provisionales.

El gobierno se compone únicamente de funcionarios ejecutivos que se ocupan de cada tema de acuerdo con los deseos de la mayoría de la gente.
El poder permanece en manos del pueblo y este sistema cumple así con la principal definición de democracia.

Pero hay dos problemas con la democracia directa. En primer lugar, es terriblemente lento y engorroso porque cada pregunta tiene que ser planteada a la gente.
El segundo problema es aún más grave: la democracia directa es injusta. El hecho de que la mayoría de la gente quiera algo no significa que esa opinión también sea justa. El poder de la mayoría puede usarse para perjudicar a la minoría. Suele decirse: “La democracia es la dictadura de la mayoría”. La siguiente metáfora ilustra esto: “La democracia es como dos lobos y una oveja votando el menú de esa noche”. La democracia es, por tanto, moralmente inaceptable.

¿Dónde falla la idea democrática? Para averiguarlo, tenemos que mirar dónde se aplica la democracia, la raíz del problema.
La democracia es un sistema para organizar una sociedad. Un sistema para dar forma a la cooperación entre individuos. En el momento en que estos individuos comienzan a trabajar juntos, voluntariamente renuncian a parte de su libertad individual. Cada individuo tiene que adaptarse para que la colaboración funcione de la mejor manera posible. Esta es una elección que debe hacerse.
Pero, ¿se ha hecho realmente esta elección conscientemente?

Colaboración
La colaboración es una parte muy importante de la civilización humana. Sin cooperación, gran parte del progreso humano habría sido imposible.
Por otro lado, la cooperación humana también tiene sus peligros. Todas las guerras que se han librado en la historia nunca habrían sucedido sin la cooperación. La cooperación conduce irrevocablemente a la concentración del poder en un pequeño grupo de personas. Y son precisamente las concentraciones de poder las que conducen a situaciones de monopolio en los negocios y conflictos a nivel internacional.
Por lo tanto, la colaboración debe tratarse con extrema precaución y nunca debe darse por sentado. Nadie debe verse obligado a colaborar con otros sin una elección consciente. Una democracia es moralmente inaceptable cuando todos los individuos se ven obligados a participar en ella y están irrevocablemente expuestos a sus resultados.

Un niño nace dentro del sistema. En ningún momento un niño elige si participar o no en este sistema. Nunca se firma un contrato. Incluso es cuestionable si existen bases legales para exigir que alguien pague impuestos. Nadie jamás elige conscientemente ser parte de una sociedad democrático parlamentario, al no ser que migre hacia una.

En una democracia, el pueblo -y por tanto el individuo- tiene el poder. ¡Esto también significa que cada individuo debería poder optar por no participar y retirarse del sistema!


3. Cuanto más pequeño, mejor


La "democracia ideal" consistiría en una sola persona. Nunca habría desacuerdos y todos estarían satisfechos con las decisiones tomadas.
Pero entonces ya no hay cooperación y por lo tanto no hay democracia, así que esto no cuenta.

Si vamos un paso más allá, nos encontramos con la democracia real más pequeña: el matrimonio. Ambos cónyuges renuncian voluntariamente a parte de su libertad para continuar juntos. A menudo va bien, especialmente al principio, pero a veces surgen desacuerdos y otros problemas incluso en esta pequeña escala. A veces estos problemas son tan serios que la colaboración tiene que ser terminada.

En una escala un poco más grande vemos una familia. Tres, cuatro o más personas viviendo y trabajando juntas. En este caso, la colaboración no se realiza voluntariamente por todos los individuos. Después de todo, los niños no pueden elegir a sus padres y viceversa.
Los problemas que surgen de una situación familiar pueden ser más serios que los que surgen en un matrimonio. Los hermanos pueden discutir entre ellos. Los padres pueden tener problemas con sus hijos.

Si seguimos así, nos encontraremos con formas democráticas de cooperación cada vez más grandes: un complejo de apartamentos, un club deportivo, un pequeño pueblo, una ciudad, una provincia, un país, etc.
Cuanto más grande sea la asociación, menos influencia puede ejercer cada individuo en la toma de decisiones. Esto aumenta exponencialmente la probabilidad de que se tomen decisiones contrarias a la opinión o el interés de un individuo y, por lo tanto, también aumenta la probabilidad de conflicto. Así que se podría decir que una democracia funcionará cada vez peor a medida que se aplique a grupos cada vez más grandes.

Y, de hecho, lo vemos en la práctica: los países más pequeños suelen tener más éxito que los grandes. Andorra es más rica que España, Mónaco es más rica que Francia, Singapur es más rica que Malasia y así sucesivamente.

Cuando la democracia se practicó por primera vez en la Grecia del siglo VI aC, esa zona estaba formada por unas 200 ciudades-estado. Cada una de estas ciudades-estado tenía su propia forma de gobierno. En la antigua Atenas solo había 30.000 personas con derecho a voto, a todas las cuales se les permitía asistir a la reunión por iniciativa propia. Ese es el tamaño de un pequeño municipio holandés.

Así que lo que hoy en día se conoce como 'democracia' no tiene prácticamente nada que ver con el significado original de la palabra en términos de forma y tamaño.


4. Una alternativa moralmente aceptable


Los modelos democráticos parlamentarios actualmente en uso en el mundo occidental datan del siglo XIX. En los Países Bajos, por ejemplo, la Constitución de 1848 sienta las bases del actual sistema administrativo.
¿Cómo era el mundo entonces? En 1848 no había fácil transporte ni comunicación. El motor de combustión data de 1885 y las primeras formas de telefonía surgieron alrededor de 1890. En los Países Bajos hubo un período de liberalismo económico clásico, el gobierno no intervino o apenas intervino en la economía. Se habló de un estado vigilante nocturno con impuestos mínimos. El impuesto sobre la renta se introdujo recién en 1914 (¡temporalmente!). El sufragio activo para las mujeres solo existe desde 1922. Por lo tanto, a las mujeres nunca se les ha permitido votar en esta constitución. De hecho, nadie vivo hoy votó esta constitución.

La constitución holandesa no puede llamarse democrática en absoluto, porque:

  • describe un sistema democrático parlamentario
  • nadie vivo hoy ha votado sobre esta constitución

Debemos ver nuestra constitución, y el sistema democrático parlamentario descrito en ella, desde esa perspectiva. En ese momento, un sistema democrático parlamentario defectuoso incluso podría haber sido suficiente; simplemente no había mucho sobre lo que decidir y no había medios técnicos disponibles para hacer lo contrario.

La realidad actual es muy diferente. El gobierno ha asumido cada vez más poderes y está interfiriendo a gran escala en temas que el individuo también puede regular por sí mismo, como la educación y el cuidado.
El progreso tecnológico ha permitido involucrar mucho más directamente a las personas en la toma de decisiones.

Un sistema moralmente aceptable debe cumplir los siguientes requisitos:

  • La participación es voluntaria. Cualquier individuo puede retirarse del sistema en cualquier momento y ya no estar expuesto a las decisiones que se toman
  • La competencia del sistema está limitada a cuestiones que escapan a las responsabilidades individuales de cada ciudadano, como las infraestructuras (gestión de los bienes comunes) y la defensa
  • El sistema es directamente democrático. Cada ciudadano puede votar en cada propuesta
  • El sistema se aplica a un área geográfica lo más pequeña posible

Se podría pensar en un sistema en el que no exista un impuesto obligatorio y en el que el pago de una aportación voluntaria dé derecho a indicar, por ejemplo de forma electrónica, en qué se debe gastar esa aportación. En ese momento, también sería posible votar sobre otros temas.
La votación está entonces vinculada al pago de la contribución y el tamaño del presupuesto del gobierno depende directamente de lo que el ciudadano esté realmente dispuesto a pagar por él. Por supuesto, se excluye la deuda pública.

Incluso podría ser posible tener un sistema con múltiples gobiernos compitiendo entre sí. Por ejemplo, un gobierno podría ofrecer más servicios que otro en áreas como educación, cuidado y pensiones que no son parte de las tareas básicas del gobierno. Cada individuo puede entonces decidir por sí mismo con qué sistema democrático quiere cooperar, o puede decidir permanecer completamente independiente.
Como en un sistema democrático perfectamente directo, un gobierno se compone únicamente de funcionarios ejecutivos que llevan a cabo las decisiones de los individuos.

5. Conclusión

Si realmente pensamos en nuestra sociedad y miramos los hechos con objetividad, nada parece tan obvio como siempre se nos presenta. Muchas cosas son en realidad bastante diferentes de lo que nos enseñan en la escuela. Por eso es tan peligroso considerar la educación de nuestros hijos como una tarea de gobierno.
La democracia parlamentaria es antidemocrática, la constitución es antidemocrática y la democracia directa es inmoral. Nadie ha elegido conscientemente estar sujeto a un gobierno.
En lo que se refiere a la política climática, más allá de la cuestión científica de si hay una razón para actuar, es moralmente irresponsable que el gobierno en su forma actual se otorgue el derecho de proteger a los ciudadanos vidas para interrumpir.



Tom van Leeuwen, abril de 2016.

(Adaptado para Holoceneclimate.com en noviembre de 2019).

 

Donaciones

La lucha contra la histeria del clima cuesta tiempo! Si opinas que voy por buen camino y deseas apoyarme en mis esfuerzos estaría más que agradecido por recibir una pequeña donación que me ayude en mantener este sitio.


¡Gracias!


Tras las huellas digitales del efecto invernadero

La hipótesis del "cambio climático provocado por el hombre" nos dice que el aumento de la concentración de CO2 refuerza el efecto invernadero de la atmósfera y tiene el calentamiento global como resultado final.

Desde el comienzo de la era industrializada alrededor del año 1850, el hombre emite cantidades relativamente grandes de CO2 a la atmósfera por el uso de combustibles fósiles. La consecuencia de estas emisiones es que durante dicho periodo, la concentración de CO2 en la atmósfera aumentó bruscamente desde unas 300 partes por millón hasta más de 400 ppm, un aumento de casi un 40%. La temperatura por medio terrestre aumentó en el mismo periodo más o menos un 1.5 °C con una pequeña variación dependiendo de la fuente de datos usada.
Sigue leyendo...

¿Por qué se detuvo el calentamiento?

Los informes políticos del IPCC se basan en la hipótesis de que el CO2 es el control más importante de la temperatura de la Tierra. El problema es que esta hipótesis no se corresponde en absoluto con los datos empíricos de que dispone la ciencia. Se está haciendo predicciones usando modelos que no son capaces de "predecir" el pasado.
Sigue leyendo...

Temperatura versus CO2 - la visión global

Cuando se habla del 'Cambio Climático' es bueno tener una comprensión de cómo ha cambiado el clima de la Tierra en el pasado. Eso nos dará una referencia para decidir si los cambios actuales son normales o no.

Las temperaturas globales han variado mucho en los últimos 500 millones de años. Dependiendo de la escala de tiempo utilizada, la temperatura actual es fría o caliente, por lo que cuando se quiera saber la "temperatura normal" se tendrá que indicar qué escala de tiempo está utilizando.
Sigue leyendo...

Video - ¿Quiénes realmente niegan los cambios del clima?

El clima ha mostrado muchas fluctuaciones durante el Holoceno. La diferencia entre la temperatura media más alta y la más baja de los últimos 10 mil años es de unos 3 °C.

Los alarmistas climáticos, encabezados por el IPCC, están tratando de negar esto, y es comprensible que así sea. Esta variación significa que incluso sin la influencia humana hubo cambio climático.

Esto socava sus hipótesis y muchas veces sus trabajos dependen de ello.

El cambio climático visto desde una perspectiva histórica.
Sigue leyendo...

Satélite temperatura terrestre febrero 2022

La medición satelital de la desviación de la temperatura terrestre para febrero de 2022 es exactamente 0° C.

Esto significa que la temperatura de la Tierra durante febrero de 2022 fue exactamente igual al promedio de 1991 a 2020.

Los satélites son la mejor manera de tener una idea de las variaciones de temperatura a corto plazo. Miden toda la superficie, independientemente de la distribución de las estaciones meteorológicas, islas de calor, fallos de medición, estado de la superficie (tierra o agua).

Hay un aumento escalonado de la temperatura, desencadenado por dos eventos muy fuertes de El Niño (1998 y 2016). La energía que brotó de las profundidades oceánicas estableció un nuevo nivel en estas dos ocasiones, después de lo cual el calentamiento se detuvo. Este es un fenómeno natural y no tiene nada que ver con el CO2 o la actividad humana.

¿Dónde está la Emergencia Climática? Simplemente no existe.

¡Despierta y difunde esta información a tu gobierno!

Tom van Leeuwen, 1 de marzo de 2022.

El efecto invernadero de H2O

La hipótesis del CO2 del IPCC, con la que los gobiernos occidentales tratan de incitar a sus ciudadanos al pensamiento grupal, al pánico y a medidas e impuestos innecesarios, se basa en gran parte en la creencia de que existe un efecto de retroalimentación positiva entre los efectos invernadero del CO2 y el vapor de agua (H2O). Un pequeño aumento de la temperatura, provocado por el aumento de la concentración de CO2, provocaría un aumento de la concentración de vapor de agua y, por tanto, aumentaría el efecto invernadero del H2O.

Este es un concepto erróneo. Primero, los efectos de retroalimentación positiva son extremadamente raros en la naturaleza. Además, no hay palabras sensatas que decir sobre el efecto que tiene sobre la temperatura un aumento del efecto invernadero del H2O.

A continuación se presentan tres razones por las que es imposible modelar este efecto.
Sigue leyendo...

Rob Jetten, Ministro de Clima y Energía

Rob Jetten es el nuevo y flamante Ministro de Clima y Energía en el gabinete holandés Rutte IV.

Este es un ministerio nuevo, pero lamentablemente se caracteriza por las mismas ideas que en gabinetes anteriores. La idea de que los humanos, al quemar combustibles fósiles, son responsables del reciente calentamiento de la Tierra.

El desarrollo humano se basa en ese suministro de energía, por lo que limitarlo tiene graves consecuencias para el progreso. Especialmente para los miembros más débiles de nuestra sociedad.

Por lo tanto, es de gran importancia que se establezca desde el principio que la política propuesta se basa en una investigación científica sólida.

Desafortunadamente, este no es el caso. La hipótesis del CO2 nunca se ha probado, no se conoce ninguna investigación sólida y replicable que confirme esta hipótesis.

Al contrario: el mayor laboratorio de la Tierra, la propia atmósfera terrestre, indica la hipótesis del CO2 no ocurren, y la investigación de isótopos incluso ha demostrado que los humanos no es responsable de gran parte del aumento de la concentración de CO2.

Por lo tanto, solicitamos al Ministro Jetten que demuestre científicamente los fundamentos de su política lo antes posible y, si eso falla, que cancele directamente los planes.

Tom van Leeuwen, 28 de febrero de 2022.

Manchas solares

Este artículo se basa en parte en la exhaustiva investigación realizada por Freek van Leeuwen sobre los científicos Valentina Zharkova y Willie Soon y su trabajo sobre las manchas solares.

Como hemos visto en las últimas semanas, una nueva investigación indica que no hay indicios de un aumento del efecto invernadero del CO2, y que solo el 12% del aumento de la concentración de CO2 atmosférico es debido a la acción humana.

Buenas noticias entonces, pero luego surge la pregunta de dónde viene el calentamiento, que mucha gente siente y que también se puede ver en los gráficos mensuales de las mediciones satelitales.
Sigue leyendo...