Temperatura versus CO2 - la visión global



03/02/2019 11:54 - Publicado por Tom van Leeuwen
Cuando se habla del 'Cambio Climático' es bueno tener una comprensión de cómo ha cambiado el clima de la Tierra en el pasado. Eso nos dará una referencia para decidir si los cambios actuales son normales o no.

Las temperaturas globales han variado mucho en los últimos 500 millones de años. Dependiendo de la escala de tiempo utilizada, la temperatura actual es fría o caliente, por lo que cuando se quiera saber la "temperatura normal" se tendrá que indicar qué escala de tiempo está utilizando.

El papel del CO2 ha sido muy discutido durante el último siglo. En 1970, los científicos estaban convencidos de que el efecto invernadero del CO2 ya estaba saturado, incluso en concentraciones medidas al comienzo de la Revolución Industrial (1850), cuando el CO2 estaba en alrededor de 300 partes por millón. La saturación significa que la adición de más CO2 no tiene un efecto mensurable en las temperaturas globales.
Más tarde, algunos científicos del clima comenzaron a dudar de este hecho aunque nunca probaron lo contrario, por lo que es importante incluir mediciones de la concentración de CO2 o aproximaciones en esta visión global.

La escala de tiempo geológica - 570 millones de años


En esta escala de tiempo observamos las mayores fluctuaciones climáticas. Se formaron continentes y las corrientes oceánicas cambiaron en el proceso.
Las temperaturas eran muy altas, entre 15 y 20 °C más altas que en la actualidad. Durante la mayor parte de este período, no se midieron temperaturas bajo cero en ningún lugar de la Tierra, por lo que los casquetes polares estuvieron ausentes.
Los niveles de CO2 fueron muy altos, por encima de 5.000 partes por millón durante la mayor parte de este período. Eso es 12 veces mayor que los niveles actuales. La vida en la Tierra floreció, los continentes estaban cubiertos de espesos bosques y en los océanos, los arrecifes de coral comenzaron a crecer. Los depósitos de carbono se crearon en forma de sedimentos oceánicos profundos, rocas carbonosas y combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural.

Hace 55 millones de años, con niveles de CO2 todavía muy por encima de 1.000 ppm, las temperaturas globales comenzaron a disminuir bruscamente. Estos niveles de CO2 son considerados extremadamente peligrosos por el IPCC y según ellos, esas concentraciones podrían causar un proceso de calentamiento desfrenado. Sin embargo, las mediciones del mundo real nos muestran lo contrario, las temperaturas disminuyeron.
Esto contradice la hipótesis del gas invernadero CO2.

Está muy claro que, visto en esta escala de tiempo, tanto las temperaturas como las concentraciones de CO2 actuales son extremadamente bajas. Al mismo tiempo, no existe una correlación clara entre la temperatura y los niveles de CO2. Otros factores como la formación de continentes, el volcanismo y las corrientes oceánicas dominaron los cambios climáticos.


La escala de tiempo del Cuaternario - 2,5 millones de años


Esta escala de tiempo está marcada por la última y actual edad de hielo.

En este período se han definido más de 30 períodos glaciales. Estos períodos glaciales están separados por interglaciales, cada uno de los cuales dura alrededor de 10 mil años. El Holoceno es el actual interglacial en el que vivimos.
En un ciclo completo de glaciación, las temperaturas medias mundiales fluctúan alrededor de 12 °C entre el mínimo glacial más profundo y el óptimo interglacial más cálido.
Durante todo este período de 2,5 millones de años, ambas regiones polares de la Tierra presentan hielo terrestre permanente. Como resultado de las glaciaciones, la capa de hielo del Polo Norte puede llegar tan al sur como las ubicaciones actuales de Nueva York y Londres.
En la figura anterior se observan los tres últimos ciclos glaciales.
Visto en esta escala de tiempo, vivimos actualmente en un período cálido que ha permitido que los humanos se desarrollen. Sin embargo, observamos que el interglacial actual no es tan cálido como los anteriores. Las temperaturas actuales no son extremas en un contexto cuaternario.

Durante el Cuaternario, la concentración de CO2 y la temperatura se han seguido de cerca. Esto plantea la cuestión de causalidad y efecto.
Si seguimos la hipótesis "oficial" de los gases de efecto invernadero, publicada en los distintos informes del IPCC, la temperatura sigue a la concentración de CO2. Entonces, la relación sería:

Fuerza cíclica desconocida (???)

Fluctuaciones de la concentración de CO2

oscilaciones de temperatura

Eso deja una gran pregunta: ¿Qué causó que la concentración de CO2 se comportara de esta manera? ¿Qué fuerza cíclica liberó el carbono de sus depósitos naturales como sedimentos de aguas profundas, rocas carbonosas, depósitos de combustibles fósiles y CO2 disuelto en el agua de mar?
¿Tenemos evidencia de.... algo así como erupciones volcánicas cíclicas, que se repiten cada 100 mil años? Misteriosas corrientes oceánicas verticales cíclicas que transportan sedimentos ricos en carbono a la superficie cada 100 mil años? ¿O vida inteligente que aparece cada 100 mil años, quemando combustibles fósiles para luego desaparecer?
No. No parece haber una respuesta lógica a esta pregunta.

Si tomamos la relación CO2-temperatura al revés, obtenemos la siguiente línea de razonamiento:

Ciclos de Milankovitch

oscilaciones de temperatura

Fluctuaciones de la concentración de CO2

Ahora todo encaja.
Los Ciclos de Milankovitch son pequeñas alteraciones en la órbita de la Tierra alrededor del Sol, como la orientación del eje terrestre (precesión), la excentricidad y las variaciones en la inclinación axial que crean variaciones cíclicas en la entrada de energía solar. Estas influencias externas dan lugar a las fluctuaciones cíclicas de la temperatura conocidas como glaciales e interglaciales, más o menos de la misma manera en que la inclinación axial de la Tierra crea las estaciones, pero con una duración de ciclo mucho mayor.
Los océanos cálidos pueden contener menos CO2. Así, cuando los océanos se calientan, el CO2 de los océanos se libera a la atmósfera.
Como los niveles de CO2 son extremadamente bajos al inicio de cada ciclo de calentamiento, muy por debajo del punto de saturación de su efecto invernadero, podría haber una pequeña retroalimentación positiva del calentamiento inducido por el CO2 que ayuda a los otros factores naturales a sacar a la Tierra de cada glaciación. Pero cuando la temperatura de concentración de CO2 alcanza un cierto nivel, el calentamiento se detiene.

Debemos concluir que la concentración de CO2 sigue la temperatura. Las fluctuaciones de temperatura son la causa, las variaciones de nivel de CO2 son la consecuencia.

Para darle un poco de perspectiva a la figura, el moderno pico de concentración de CO2 se incluye en el extremo derecho del gráfico. Está bastante claro que los niveles de CO2 han explotado en los últimos 100 años, completamente fuera de sincronía con la variación natural. Lo más probable es que este aumento se deba a las emisiones humanas. El carbono almacenado en forma de combustibles fósiles se libera, utilizando su energía química para el desarrollo humano: producción de alimentos, transporte, medicina y otras mejoras en el bienestar humano.
Aunque los niveles de CO2 han aumentado en casi un 50%, no hay un aumento correspondiente en las temperaturas mundiales. Más sobre el Período de Calentamiento Moderno más adelante en este artículo.


La escala de tiempo del Holoceno - 10 mil años


Hace quince mil años, las temperaturas globales comenzaron a subir cuando la Tierra salió del último período glacial.

Bienvenidos al Holoceno!

Este interglacial ha dado a la raza humana la oportunidad de desarrollarse como nunca antes.
El Holoceno Óptimo se alcanzó hace 8 mil años con temperaturas alrededor de 4 °C más altas que las actuales. Desde entonces, las temperaturas han ido bajando constantemente, con altibajos como el Período Cálido Minoico (hace 3.500 años), el Período Cálido Romano (hace 2.000 años), el Período Cálido Medieval (hace 1.000 años) y la Pequeña Edad de Hielo que terminó hace 200 años.
A esta escala, vivimos en un período frío que se recupera de los extremos de la Pequeña Edad de Hielo. Más del 90% del Holoceno ha sido más cálido que hoy.

Los niveles de CO2 han aumentado en los últimos 8 mil años a alrededor de 300 partes por millón al final de la Pequeña Edad de Hielo.
Así, las temperaturas bajaron mientras que la concentración de CO2 aumentó. Esto contradice cualquier afirmación de que existiera una correlación positiva entre los niveles de CO2 y la temperatura global.

El Calentamiento Moderno - 200 años


Las temperaturas se están recuperando del período más frío del Holoceno, la Pequeña Edad de Hielo, por lo que ha habido cierto calentamiento en los últimos 200 años.
Ha habido intervalos con una clara correlación entre el CO2 y la temperatura, pero durante dos períodos, desde 1940 hasta 1975 y desde 2000 hasta ahora, la correlación ha sido inversa. Aumento de las concentraciones de CO2 junto con la caída de las temperaturas.
Esto está en contradicción con la hipótesis del CO2.

Conclusiones


  • Las temperaturas globales se están recuperando del período más frío (Pequeña Edad de Hielo) de un período cálido (Holoceno) dentro de uno de los períodos más fríos (Cuaternario) de la historia de la Tierra
  • No es verdad que estamos batiendo récords de temperatura. Además, estamos mucho más cerca de batir los récords de frío de todos los tiempos que de alcanzar los máximos históricos
  • Es verdad que los niveles de concentración de CO2 son los más altos de los últimos 2,5 millones de años
  • Es verdad que el aumento de los niveles de CO2 se debe a las emisiones de carbono humano
  • No es verdad que estos altos niveles de CO2 son una amenaza para la vida en la Tierra. La vida comenzó y prosperó a temperaturas globales y niveles de CO2 mucho más altos
  • No es verdad que las fluctuaciones de la concentración de CO2 son el principal factor de variación de la temperatura. Ninguna de las cuatro escalas de tiempo que hemos observado muestra evidencia de una clara correlación positiva entre el CO2 y la temperatura global.
Así que la CO2-hipótesis se contradice con las observaciones empíricas en el mundo real.

Mira los hechos sin prejuicios.

Tom van Leeuwen, noviembre de 2018.

 

Donaciones

La lucha contra la histeria del clima cuesta tiempo! Si opinas que voy por buen camino y deseas apoyarme en mis esfuerzos estaría más que agradecido por recibir una pequeña donación que me ayude en mantener este sitio.


¡Gracias!


Tras las huellas digitales del efecto invernadero

La hipótesis del "cambio climático provocado por el hombre" nos dice que el aumento de la concentración de CO2 refuerza el efecto invernadero de la atmósfera y tiene el calentamiento global como resultado final.

Desde el comienzo de la era industrializada alrededor del año 1850, el hombre emite cantidades relativamente grandes de CO2 a la atmósfera por el uso de combustibles fósiles. La consecuencia de estas emisiones es que durante dicho periodo, la concentración de CO2 en la atmósfera aumentó bruscamente desde unas 300 partes por millón hasta más de 400 ppm, un aumento de casi un 40%. La temperatura por medio terrestre aumentó en el mismo periodo más o menos un 1.5 °C con una pequeña variación dependiendo de la fuente de datos usada.
Sigue leyendo...

¿Por qué se detuvo el calentamiento?

Los informes políticos del IPCC se basan en la hipótesis de que el CO2 es el control más importante de la temperatura de la Tierra. El problema es que esta hipótesis no se corresponde en absoluto con los datos empíricos de que dispone la ciencia. Se está haciendo predicciones usando modelos que no son capaces de "predecir" el pasado.
Sigue leyendo...

Una estimación de la influencia humana sobre el clima

Pasó el mes de mayo! Otro mes de paralización económica y emisiones humanos de CO2 reducidas. Y de nuevo, la concentración CO2 en la atmósfera sigue subiendo a niveles récord en las mediciones modernas.

Ha llegado la hora de quitarnos las vendas de los ojos y analizar de fondo la cuestión del efecto de las emisiones humanos de CO2 sobre la temperatura global. Propongo dividir el problema en cuatro puntos:

Sigue leyendo...

Distribución atmosférica de CO2

En el mapa mundial arriba, vemos el nivel promedio de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera durante cinco semanas en 2014. Crédito: NASA / JPL-Caltech.
Sigue leyendo...

Hidroelectricidad y gases de efecto invernadero

La energía hidroeléctrica es una de las fuentes de energía más limpias disponibles. Los únicos inconvenientes conocidos hasta ahora son el impacto en el paisaje y el riesgo de que se rompa una presa debido a los terremotos. La elección cuidadosa de las ubicaciones y los altos estándares de construcción son necesarios para resolver estos problemas.

Además de la generación de electricidad, las represas también ayudan a regular el flujo de agua en los ríos, haciéndolos mejor navegables y útiles para el riego.

Entonces, en general parece ser bastante positivo, pero una investigación reciente ha "descubierto" un nuevo inconveniente de la hidroelectricidad y es un sospechoso habitual: gases de efecto invernadero.
Sigue leyendo...

El mundo necesita más CO2

Entrevista con Profesor William Happer de la Universidad de Princeton. Dr. Happer es un reconocido físico, especializado en el campo de la física atómica, la óptica adaptativa y la espectrometría. Esta entrevista se grabó en 2015 y es parte de la serie "Conversaciones que importan".

Algunas citas de esta entrevista:
Sigue leyendo...

Vapor de agua

El vapor de agua es el gas de efecto invernadero más importante. Constituye del 80% al 90% del efecto invernadero total de la atmósfera de la Tierra.

Los modelos climáticos dependen del vapor de agua como retroalimentación positiva para el supuesto calentamiento por CO2. En estos modelos, el CO2 causa un pequeño calentamiento que hace que aumente la humedad atmosférica relativa. Es ese aumento en el vapor de agua el que produce el calentamiento catastrófico que predicen.
El problema es que en el mundo real, si bien las concentraciones atmosféricas de CO2 aumentaron en casi un 30% desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la humedad atmosférica relativa se ha mantenido estable en altitudes bajas e incluso ha disminuido en altitudes más altas.
Sigue leyendo...