Emoción versus ciencia



25/09/2019 09:19 - Publicado por Tom van Leeuwen
No hay más hurricanes que antes. No hay más tornados que antes. No hay más incendios forestales que antes. No hay más olas de calor que antes y las que hay no duran más que antes. El aumento del nivel de mar no se acelera. Disfrutamos un ligero aumento de temperatura, pero no hace más calor que en otras épocas del Holoceno.

Los modelos del IPCC no funcionan, el calentamiento es mucho menor de lo pronosticado.

Como ya han entendido que todos los hechos van en su contra, los de la ONU han cambiado su estrategia. Ahora juegan la carta de la emoción. Llegó la hora del teatro.

En la cumbre climática de la ONU en Nueva York no se trataba de ciencia, no han probado la hipótesis del CO2, ni siquiera han tocado el tema. Tan solo se trataba de compromisos y promesas, aparentar ser el más preocupado, el más comprometido con la causa.

Un par de manzanas más allá, The Heartland Institute había organizdo una conferencia sobre los cambios climáticos. Invitaron a más de veinte políticos, científicos y periodistas para explicar su punto de visto sobre el clima y para discutir la ciencia, entre ellos Michael Mann y Alexandria Ocasio Cortéz. La propuesta era discutir el tema con tres científicos realistas, expertos en astrofísica y clima.
De los veinte invitados no apareció ni uno. Muchos de ellos nunca respondieron a la invitación, otros tenían algún tipo de excusa a pesar de recibir la invitación con mucha anticipación. Sencillamente no se atrevan discutir la ciencia detrás de su hipótesis con expertos porque saben que están sin argumentos y perderán la discusión.

Así que hemos visto mucha emoción, mucho teatro en Nueva York, pero desafortunadamente muy poca ciencia.

Tom van Leeuwen, 25 de septiembre 2019

 

Donaciones

La lucha contra la histeria del clima cuesta tiempo! Si opinas que voy por buen camino y deseas apoyarme en mis esfuerzos estaría más que agradecido por recibir una pequeña donación que me ayude en mantener este sitio.


¡Gracias!


Tras las huellas digitales del efecto invernadero

La hipótesis del "cambio climático provocado por el hombre" nos dice que el aumento de la concentración de CO2 refuerza el efecto invernadero de la atmósfera y tiene el calentamiento global como resultado final.

Desde el comienzo de la era industrializada alrededor del año 1850, el hombre emite cantidades relativamente grandes de CO2 a la atmósfera por el uso de combustibles fósiles. La consecuencia de estas emisiones es que durante dicho periodo, la concentración de CO2 en la atmósfera aumentó bruscamente desde unas 300 partes por millón hasta más de 400 ppm, un aumento de casi un 40%. La temperatura por medio terrestre aumentó en el mismo periodo más o menos un 1.5 °C con una pequeña variación dependiendo de la fuente de datos usada.
Sigue leyendo...

¿Por qué se detuvo el calentamiento?

Los informes políticos del IPCC se basan en la hipótesis de que el CO2 es el control más importante de la temperatura de la Tierra. El problema es que esta hipótesis no se corresponde en absoluto con los datos empíricos de que dispone la ciencia. Se está haciendo predicciones usando modelos que no son capaces de "predecir" el pasado.
Sigue leyendo...

Temperatura versus CO2 - la visión global

Cuando se habla del 'Cambio Climático' es bueno tener una comprensión de cómo ha cambiado el clima de la Tierra en el pasado. Eso nos dará una referencia para decidir si los cambios actuales son normales o no.

Las temperaturas globales han variado mucho en los últimos 500 millones de años. Dependiendo de la escala de tiempo utilizada, la temperatura actual es fría o caliente, por lo que cuando se quiera saber la "temperatura normal" se tendrá que indicar qué escala de tiempo está utilizando.
Sigue leyendo...

Una estimación de la influencia humana sobre el clima

Pasó el mes de mayo! Otro mes de paralización económica y emisiones humanos de CO2 reducidas. Y de nuevo, la concentración CO2 en la atmósfera sigue subiendo a niveles récord en las mediciones modernas.

Ha llegado la hora de quitarnos las vendas de los ojos y analizar de fondo la cuestión del efecto de las emisiones humanos de CO2 sobre la temperatura global. Propongo dividir el problema en cuatro puntos:

Sigue leyendo...

Distribución atmosférica de CO2

En el mapa mundial arriba, vemos el nivel promedio de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera durante cinco semanas en 2014. Crédito: NASA / JPL-Caltech.
Sigue leyendo...

Hidroelectricidad y gases de efecto invernadero

La energía hidroeléctrica es una de las fuentes de energía más limpias disponibles. Los únicos inconvenientes conocidos hasta ahora son el impacto en el paisaje y el riesgo de que se rompa una presa debido a los terremotos. La elección cuidadosa de las ubicaciones y los altos estándares de construcción son necesarios para resolver estos problemas.

Además de la generación de electricidad, las represas también ayudan a regular el flujo de agua en los ríos, haciéndolos mejor navegables y útiles para el riego.

Entonces, en general parece ser bastante positivo, pero una investigación reciente ha "descubierto" un nuevo inconveniente de la hidroelectricidad y es un sospechoso habitual: gases de efecto invernadero.
Sigue leyendo...

El mundo necesita más CO2

Entrevista con Profesor William Happer de la Universidad de Princeton. Dr. Happer es un reconocido físico, especializado en el campo de la física atómica, la óptica adaptativa y la espectrometría. Esta entrevista se grabó en 2015 y es parte de la serie "Conversaciones que importan".

Algunas citas de esta entrevista:
Sigue leyendo...

Vapor de agua

El vapor de agua es el gas de efecto invernadero más importante. Constituye del 80% al 90% del efecto invernadero total de la atmósfera de la Tierra.

Los modelos climáticos dependen del vapor de agua como retroalimentación positiva para el supuesto calentamiento por CO2. En estos modelos, el CO2 causa un pequeño calentamiento que hace que aumente la humedad atmosférica relativa. Es ese aumento en el vapor de agua el que produce el calentamiento catastrófico que predicen.
El problema es que en el mundo real, si bien las concentraciones atmosféricas de CO2 aumentaron en casi un 30% desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la humedad atmosférica relativa se ha mantenido estable en altitudes bajas e incluso ha disminuido en altitudes más altas.
Sigue leyendo...